HISTORIA

Lunares y Salinera es una vivienda rural en Albanchez de Mágina (Jaén) el nombre proviene de los motes de los propietarios, Alejo Gila (Lunares) y Josefa Muñoz (Salinera), esta casa fue construida en 1975 por Alejo, y en 2017, tras el fallecimiento de ambos, optamos por el alquiler de la misma. El nacimiento de este proyecto surge de homenajear a Alejo (Lunares) y Josefa (Salinera), padres y abuelos respectivamente de Pepa Gila y Juan Catena. Los cuales se embarcaron en este proyecto con la ilusión y las ganas de que toda persona pudiera disfrutar en un ambiente agradable y acogedor de la naturaleza y del paisaje que el entorno de Sierra Mágina brinda.

Josefa Muñoz (1931-2017)

Nació en 1931, en una familia de salineros, el cuál era el negocio familiar que disponían en esos tiempos. Al ser esa época ella se dedicaba a las tareas de la casa, cuidar de su madre, hijos… También ayudaba en las tareas del campo cuando era la recolecta de la aceituna y a todo lo que podía, siempre estaba para ayudar y pendiente de los demás. A sus nietos también cuidó y educó.

Todo ello lo llevaba a cabo con las labores de costurera, bordando, haciendo abrigos de lana, puntas, tapetes, ganchillo y un largo etcétera.

Josefa salía por las mañanas a comprar para hacer la comida, aunque era una persona muy casera, a la tarde salía a darse un paseo con sus amigas. Disfrutaba cocinando y ver como la gente comía, siempre estaba ofreciendo comida, meriendas… Era una persona muy servicial.

De mayor, siempre estaba esperando que viniera su marido para que tocara la bandurria, poniéndose al lado de él para escucharlo horas y horas.  

El 13 de enero de 2017, falleció con 86 años, pero ella su esencia dejó.

Alejo Gila (1927-2017)

Nació en 1927, se crió en el seno de una familia humilde, la mayor parte de su vida fue albañil y músico. Estuvo realizando numerosas obras en el pueblo. Al poco de casarse con Josefa Muñoz, se fue a Málaga con ella y su hijo Juan Gila y Pepa Gila. Allí construyó parte del hotel Petit Palace del centro de Málaga.  Tras la muerte del padre de su mujer, volvieron a Albanchez de Mágina, fue cuando construyó esta casa en 1975.

A partir de este año se quedó para siempre en el pueblo trabajando de albañil y compaginándolo con la música y cantando.

En su primera etapa tocaba el tenor (saxofón) estando en la banda municipal, también tocaba la guitarra  y la bandurria, cuando se hizo mayor se dedicó a dar certámenes, tocar en  el coro con la bandurria, a la misma vez, con más compañeros de su edad formaban la Rondalla del Jubilado. Hasta su final, 15 de Junio de 2017 con 91 años, no dejó de tocar, de ensayar en esta casa y de hacer giras por la provincia y ciudades vecinas.


Alejo y Josefa bailando (Música de Alejo y rondalla del jubilado)

Estas paredes siempre han tenido un hilo musical,
alegrías, cantos, llantos, risas, bailes nos hacían soñar
pero, en 2017, nuestra banda sonora dejó de sonar,
por que Lunares y Salinera dejamos de palpitar.
Por ello, os dejamos este hogar para que lo podáis disfrutar,
y estas vista podáis contemplar.
Estas paredes no dejarán de sentir ese hilo musical,
gracias a estas personas que nos han de visitar.

Juan Catena


Ponte en contacto

A %d blogueros les gusta esto: